La circuncisión es una cirugía para quitar el prepucio, la piel que cubre la punta del pene. En los Estados Unidos, a menudo se hace antes de que el bebé recién nacido salga del hospital. Según la Academia Americana de Pediatría, la circuncisión presenta beneficios y riesgos médicos.

Los varones nacen con un pliegue de piel, llamado prepucio, que cubre la cabeza (glande) del pene. Durante la circuncisión, se extrae el prepucio para dejar expuesta la cabeza del pene. Normalmente, la intervención produce una pequeña hemorragia y no requiere de puntos de sutura. Puede colocarse un vendaje protector sobre la herida, que en general sana por sí sola en el lapso de una semana a 10 días.

Los posibles beneficios de la circuncisión incluyen:

  • Un menor riesgo de VIH
  • Un leve menor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual
  • Un leve menor riesgo de infecciones de las vías urinarias y cáncer de pene. Sin embargo, ambos son raros en hombres

Los riesgos de la circuncisión incluyen:

  • Un bajo riesgo de sangrado o infección
  • Dolor. La Academia Americana de Pediatría sugiere usar analgésicos para reducir el dolor por la circuncisión.