La cirugía de corrección del crecimiento prostático es por lo general a través de la uretra (sin incisiones cutáneas), como la resección transuretral  de próstata (RTU) mediante energía monopolar y bipolar o la fotovaporización prostática con láser. La cirugía abierta o laparoscopía para la HBP, como la adenomectomía prostática, prácticamente han dejado de realizarse desde que contamos con la cirugía endoscópica.