Es la salida involuntaria de orina puede ser relacionada con el esfuerzo o sin él, esta   se debe a varias causas  por lo  que es importante determinar el origen de la enfermedad para  ser tratada, existe  tratamiento farmacológico y  quirúrgico.

¿Quiénes sufren de incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria afecta al doble de mujeres que hombres. Esto se debe a que los eventos que solo tienen relación con la salud reproductiva de las mujeres, como el embarazo, el parto y la menopausia, afectan a la vejiga, a la uretra y a otros músculos que sostienen a estos órganos.

Las mujeres de cualquier edad pueden sufrir incontinencia urinaria, pero es más frecuente en mujeres mayores. Esto se deben probablemente a los cambios hormonales durante la menopausia. Más de 4 de cada 10 mujeres mayores de 65 años tienen incontinencia urinaria.

Cuáles son las causas de la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria por lo general es producto de problemas con los músculos y los nervios que ayudan a la vejiga a sostener la orina o liberarla. Ciertas situaciones de salud particulares de las mujeres, como el embarazo, el parto y la menopausia, pueden provocar problemas con estos músculos y nervios.

Otras causas de incontinencia urinaria incluyen:

  • Sobrepeso. Tener sobrepeso aplica presión en la vejiga, lo que puede debilitar los músculos con el tiempo. Una vejiga débil no puede sostener mucha orina.
  • Constipación. Las personas con constipación crónica pueden tener problemas de control con sus vejigas. La constipación o dificultad para ir de cuerpo puede ejercer presión o provocar que la vejiga y los músculos del suelo pélvico deban trabajar con esfuerzo. Esto debilita los músculos y puede provocar incontinencia urinaria o pérdidas de orina.
  • Daño en los nervios. Los nervios dañados pueden enviar señales a la vejiga en momentos inadecuados o no enviar ninguna señal. El parto y los problemas de salud como la diabetes y la esclerosis múltiple pueden provocar daños en la vejiga, la uretra o en los músculos del suelo pélvico.
  • Cirugía. Cualquier tipo de cirugía que incluya a los órganos reproductores femeninos, como una histerectomía, puede dañar los músculos del suelo pélvico, especialmente cuando se extrae el útero.  Si los músculos del suelo pélvico están dañados, los músculos de la vejiga de la mujer tal vez no funcionen como corresponde. Esto puede provocar incontinencia urinaria.