Las verrugas genitales son infecciones cutáneas virales, causadas por algunos de los muchos tipos de virus del papiloma humano (VPH). Estas infecciones afectan principalmente a la piel, áreas calientes y húmedas de los genitales y alrededor del ano, pero pueden aparecer prácticamente en cualquier lado.

Las verrugas se contagian por contacto directo de la piel infectada con la piel sana; cuando estas se encuentran sobre la piel de los genitales, la enfermedad es de transmisión sexual. El VPH causa una infección que puede no generar síntomas visibles (infección silenciosa o asintomática) como muchos agentes transmitidos por contacto sexual. El VPH también puede diseminarse hacia diferentes áreas de la misma persona (auto infección).

Tanto los varones como las mujeres pueden tener verrugas genitales. Esta clase de lesiones es más frecuente en individuos con múltiples parejas sexuales y en aquellos que no usan condón; sin embargo, incluso los condones no aseguran protección contra el virus. Hasta 45% de quienes presentan verrugas genitales también tienen enfermedades de transmisión sexual coexistentes, como candidiasis, gonorrea e infección por Chlamydia.

La infección por VPH es más frecuente entre los 17 y los 33 años de edad y alcanza un máximo de los 20 a 24 años. Incidencia y prevalencia: Los estudios indican que la incidencia anual es de 1% con una prevalencia estimada de más de 50% de los individuos que tienen actividad sexual. Hay una probabilidad de 60% de quedar infectado durante un contacto sexual único con una pareja infectada. El índice de infección ha aumentado 700% durante los 20 a 25 años pasados.